En su primer día de trabajo como guardia de seguridad, Diego Martínez es asignado al turno noche del Hospital Regional. Todo es nuevo para él; la noche, el silencio, la vigilia. Durante su recorrido percibe que los pasillos del gran hospital pueden ser perturbadores en la noche, escucha ruidos y, al ir a verificarlos, descubre que accidentalmente quedó encerrado en la morgue. 

Related Article